BILAL IBN[i] RABAJ
Fragmento de “Imágenes de la vida de los compañeros”, de Abd Rajman.
Adaptación para el libro: “El árabe entre tus manos”
Traducido por: Sherezada

Bilal ibn Rabaj fue el almuédano[1] del Profeta (B&P)[ii], su biografía es de las más hermosas de entre los que lucharon en el camino de la creencia, tiene una historia que no se aburre el tiempo de repetirla ni se sacian los oídos de su cantar.
Nació en As Sarat, aproximadamente cuarenta y tres años antes de la emigración[iii], su padre se llamó “Rabaj” y su madre “Jamama”.
Bilal creció en Uma al Kura y fue esclavo toda su vida como lo eran todos los del pueblo de Abd ad Dar, su padre lo recomendó para servir a Umia ibn Jalaf, un líder de los incrédulos.
Cuando Meca se iluminó con la luz de la nueva religión, predicada por el profeta Muhammad, llamando a la unicidad divina, Bilal fue de los primeros en aceptarla e islamizarse. Y no había sobre la faz de la Tierra musulmanes excepto él y un grupo que se islamizaron al principio: Jadiya bint Juailed, Madre de los Creyentes, Abu Baker, As Sidik, Alí ibn abi Talib, Umar ibn Yasir y su madre Sumaia, Sujaib, el romano, y Al Mikdad ibn Al Asuad.
Bilal fue martirizado por los asociadores, y soportó su crueldad, agresiones y dureza, y sufrió lo que ningún otro tuvo que sufrir.  Fue paciente como ningún otro de los creyentes vulnerables que sufrieron calamidades en el camino de Allah, Abu Baker y Alí ibn Abi Talib que pertenecían a clanes que los protegían. Mientras que aquellos creyentes débiles, como los esclavos y los desamparados, fueron víctimas de crueles abusos por parte de los kuraichitas[iv], pues ellos querían dar una lección a todos los que, por su propio instinto, rechazaban sus ídolos y seguían a Muhammad. Y han sido guardados para la tortura [del infierno] los que pertenecieron a los kuraich y fueron de los más empecinados incrédulos.
 Abu Yahla –que Allah se avergüence de él- torturó a “Sumaia”, al principio se detuvo en insultarla y gritarle obscenidades, luego la apuñaló con su lanza que entró por debajo de su estómago, y salió por su espalda. Ella fue la primera mártir del Islam, en cuanto a los otros entre sus hermanos de la fe, y a la cabeza de los cuales Bilal ibn Rabah, los Kuraish les alargaron la tortura. Cuando estaba el sol en la mitad del cielo y la arena de Meca se encendía por el intenso calor entonces les quitaban la ropa, les ponían escudos metálicos encima, dejando que se quemaran en los ardientes rayos de sol, y azotaban sus espaldas con látigos, y les ordenaron que renegaran de Muhammad (B&P). Y cuando se intensificaba la tortura sobre ellos, y no podían soportarlo,  los torturados respondían lo que querían escuchar los Kuraich acerca de Muhammad (B&P), y sus corazones estaban tranquilos en la fe[v], excepto Bilal –que Allah esté complacido con él— quien tenía todo su ser en Dios todopoderoso.     
Entonces el que lideró la tortura fue Umaia ibn Jalaf y sus guardias. La espalda de Bilal llameaba con los azotes; entonces él decía: “uno[vi], uno”; y ponían rocas calientes sobre su pecho y él gritaba: “uno, uno”. Entonces intensificaron la tortura sobre él y Bilal solo decía: “uno, uno”. Ellos lo incitaron a recordar a Al Lati y Al Uza[vii] y él recordó a Allah, Todopoderoso.
Y le decían: “Di lo que nosotros decimos”, y él les respondió: “en verdad mi lengua no es buena para decir eso”. Aumentaron la tortura, cuando el gran tirano Umaia ibn Jalaf se aburrió de ella, le puso una cuerda gruesa alrededor de su cuello, se lo entregaron a los insensatos y los muchachos y les ordenaron recorrer los valles de Meca, y arrastrarlo en las planicies. Fue torturado Bilal —que Dios esté complacido con él— pero él se regocijaba en su sacrificio, y repetía el canto celestial: “Uno, uno, uno”… Y no se no se saciaba de cantarlo.
Abu Baker As Sidik, —que la complacencia de Allah esté con él—  quería comprar a Bilal de Umia ibn Jalaf, esté elevó el precio de Bilal pensando que Abu Baker no lo tomaría, pero lo compró por noventa unidades de oro. Después de terminar el negocio le dijo Umaia: “Yo no lo hubiera comprado ni por una onza de oro”, y le respondió As Sidik: “Si hubieras rechazado vendérmelo a menos que sea por cien piezas de oro, lo hubiera comprado”.
Cuando Allah permitió a su Profeta (B&P) emigrar a Medina, Bilal –que   Allah esté complacido con él— emigró con un grupo y se estableció en Iazrib[viii], lejos del daño de los Kuraich, y se dedicó a su Profeta y amado Muhammad (B&P), las bendiciones de Allah sean con él, si iba en las mañanas Bilal iba con él, si regresaba Bilal regresaba con él, y rezaba con él cuando rezaba, y batallaba junto a él cuando batallaba, hasta convertirse en la sombra del Profeta (B&P).
Cuando construyó el Mensajero (B&P) su mezquita en Medina, y se hizo el llamado a la oración (Adhan), Bilal fue el primer almuédano[ix] en el Islam. Él se ponía frente a la puerta de la casa del Profeta (B&P) y cuando lo veía salir para la oración decía: “Vamos a la oración, vamos hacia la victoria”.
Participó Bilal junto al Profeta en Bader[x] y vio con sus propios ojos como se cumplió la promesa de Allah, Todopoderoso, e hizo vencedor a Su ejército. Bilal fue testigo de la muerte de los tiranos, los que lo habían torturado. Contempló a Abu Yahla y Umaia ibn Jalaf caídos, las espadas de los musulmanes los atacaron y las lanzas de los torturados bebieron hasta satisfacer su sed de sangre.  
Permaneció Bilal haciendo el llamado a la oración para el Mensajero (B&P) toda su vida, y el Profeta de Dios (B&P) siempre disfrutó con ese sonido, recordando a quien fue torturado intensamente por Allah, siempre recordó al que, cuando se intensificó la tortura, tan solo repetía: “uno, uno…”
Murió el Profeta (B&P), y llegó el tiempo de la oración, empezó Bilal a llamar a la gente a la oración —El Profeta, el noble, estaba muerto pero aún no había sido enterrado— y cuando llegó hasta la frase: “Atestiguo que Muhammad es el Mensajero de Dios”, las lágrimas lo ahogaron y él retuvo el sonido en su garganta, y todos los musulmanes lloraban y gemían. Después, hizo el llamado a la oración por tres días, y cada vez que Bilal llegaba a la frase: “Testifico que Muhammad es el Mensajero de Dios”, lloraba y hacia llorar…
Entonces pidió a Abu Bakr, quien se había convertido en califa del Mensajero, que lo eximiera de hacer el Adhan, después no pudo soportar volver a hacerlo. Le pidió permiso para emigrar en nombre de Dios, cuidando la frontera del país de Cham[xi]. Bilal viajó de Medina Munauara con la primera expedición de musulmanes que partió, y permaneció en Daria cerca de Damasco.
Bilal –que Dios esté complacido con él– permaneció sin hacer el Adhan hasta que Omar ibn Jatáb fue a As sham, y se encontró con él después de un largo tiempo. Omar tenía un anhelo vehemente, ya que le tenía un gran respeto a Bilal,  hasta que cuando As Sidik era mencionado delante de Omar, este decía: “Abu Baker es nuestro señor y él fue quien te emancipó”. Y allí los compañeros del Profeta —que Allah esté complacido con ellos— invitaron a Bilal a que volviera a hacer el Adhan en la presencia de Al-Faruk.
Pero en cuanto elevó su voz para hacer el llamado en seguida Omar lloró, y lloraron con él los compañeros hasta que se les mojó la barba por las lágrimas. Bilal los llevó a sentir nostalgia de los buenos tiempos en Medina. .
 Y el almuédano del cielo permaneció en Damasco hasta su inevitable muerte, su esposa sufrió por su agonía, lloraba y se lamentaba, y le gritaba: “¡Oh, qué tristeza mía!  ¡Oh, qué triste estoy!”
Cada vez que él abría sus ojos le contestaba diciendo: “¡Oh, qué alegría! ¡Oh, qué contento estoy!”… Luego repitió:
                   Mañana me encontraré con el amado,
                   Muhammad y su compañero.
Mañana me encontraré con el amado,
                   Muhammad y su compañero.
Entonces murió. 

.  



GLOSARIO


[1] En esta traducción se siguieron las siguientes normas: cuando existió una palabra en español para los términos en árabe se prefirió la palabra castiza, las transliteraciones se usaron solo en casos donde no se encontró equivalente en la lengua española y siguiendo las normas de la RAE. Los términos en árabe, al igual que las siglas, se explican en un glosario final, pues este es un texto pensado para nuevos musulmanes o no musulmanes a los cuales, muchas veces, se les dificulta leer con una gran cantidad de términos en árabe o transliteraciones en inglés.


[i] Literalmente significa “Hijo”, en la tradición árabe es normal nombrar a las personas como hijo o padre (abu) de fulano o fulana.
[ii] B&P: Bendiciones y Paz sean con él. Forma para pedir por el Profeta Muhammad, lo cual es una obligación para los musulmanes.
[iii] La emigración (Hiyra) es el viaje que hace el profeta Muhammad con sus seguidores saliendo de Meca para escapar de los perseguidores, hacia Medina donde se instauró el primer estado islámico. Es el hito histórico más importante en la historia islámica, tanto que el calendario islámico inicia a partir de esta fecha. 
[iv] EL pueblo de Kuraich era uno de los más fuertes y el más poderoso en Meca durante la vida del Profeta (B&P). fueron sus más acérrimos perseguidores.
[v] En el Corán se permitió a los perseguidos, torturados y aquellos que teman por su vida, renegar de la fe en público y mantenerla en secreto, sabiendo que se es sincero en la adoración de Dios.
[vi] En referencia a que Dios es único y solo Él merece ser adorado, negando cualquier otro ídolo.
[vii] Dos de los ídolos más importantes de la ciudad de Meca.
[viii] Nombre antiguo de la ciudad de Medina. 
[ix] Musulmán que desde el alminar convoca en voz alta al pueblo para que acuda a la oración. (RAE)
[x] Batalla muy importante donde los musulmanes y los incrédulos de Meca se enfrentaron.
[xi] País que comprendía los territorios de Palestina, Jordán y Siria.



Comments (0)