El reto de los 21 días


Décadas atrás se creía que el cerebro era inamovible, que se nacía con unas cualidades innatas y estas no cambiaban, en el mejor de los casos, solo mejoraban. Hoy en día existe una teoría diferente, se llama la plasticidad del cerebro. 


Se le atribuye al cirujano plástico Maxuel Maltz uno de los primeros estudios al respecto, ya que cuando él cambiaba el rostro de sus pacientes descubrió que les llevaba una media de 21 días acostumbrarse a su nuevo aspecto, posteriormente realizó experimentos con personas amputadas y notó que el fenómeno del “miembro fantasma” duraba la misma media de 21 días. 

Desde entonces se ha estudiado mucho este fenómeno, William James (psicólogo) descubrió que el cerebro no solo aprende, sino que este aprendizaje puede cambiar la estructura cerebral, a esto es lo que se le llama la plasticidad del cerebro y que nos dice que el cerebro aprende y cada aprendizaje o experiencia reconfigura el mapa cerebral. Los hábitos también se aprenden, y como tal cambian la estructura cerebral, de tal manera que cuando los adquirimos estos se quedan en nuestro cerebro, haciéndonos mucho más fácil su aplicación. 


El reto de los 21 días es algo que los Coach de vida publicitan mucho, y consiste en que cuando se quiere adquirir un hábito productivo, o eliminar uno negativo se sigue un plan estricto durante 21 días, al final de los cuales el hábito será parte de la rutina de la persona de manera natural. 


¡SubjanaAllah! Todo esto para decirles que el islam nos provee con estas técnicas de productividad desde hace 1400 años. 


Si 21 días es lo mínimo que se necesita para adquirir un buen habito o eliminar uno negativo, el Ramadán es la época perfecta para perfeccionar nuestros modales, y para convertirlos en hábitos. En Ramadán nos esforzamos por ser mejores, por intentar alejar los malos modos, bueno, si lograste hacerlo por 21 días felicitaciones, puedes mantenerlo por el resto del año. 



Cuanta sabiduría hay en la religión de Dios que nos da dones que ni siquiera hemos notado. 

Pst: si, ando aprendiendo Coaching y productividad, en estos días ser profesor no tiene que ver con impartir contenidos sino con compartir conocimiento. Esperen más entradas sobre el tema :) 


Comments (0)